CONSEJOS

“La experiencia de saborear un RAF por primera vez proporcionará una sensación a su paladar que nunca olvidará.”

Corte

  • Se debe lavar y secar con un paño o papel de cocina.
  • El corte se debe realizar con un cuchillo de hoja fina y muy bien afilado.
  • Abrirlo por la mitad, y cada mitad se debe distribuir en 7 u 8 trozos cortados de forma irregular (no a gajos), para que cada trozo de tomate conserve parte de la semilla y no se desprenda.

Consumo

  • El tomate raf no debe comerse verde, ya que no se apreciarían las cualidades gustativas tan extraordinarias de este producto.
  • Se aconseja consumir cuando empiece a colorear ligeramente.
  • También puede comerse maduro, estando de esta forma más dulce.
  • Añadir solamente aceite de oliva virgen extra y sal.

Conservación

  • No debe conservarse a una temperatura demasiado baja (entre 8º y 10º C), puesto que sólo debemos retrasar el proceso de maduración y no quemarlo con el frío (si no se le da frío, estará mucho más rico).